Archive for the ‘Tendencias Globales’ Category

¿Dónde están los Nuevos MacBook?

27/02/2010

Apple has not updated the MacBook Pro for 263 days, we all should stop to buy those ancient machines until they decide to update then http://bkite.com/3h10q

Enviado desde mi iPhone

Anuncios

The essay of Kamal Dhillon about P2P

25/02/2010

“The fact that something is illegal doesn’t mean that it’s necessarily immoral. Around the world, young people are questioning the merit of the laws that forbid them to share material.”
Kamal Dhillon
Unbelievable that a student has to remind us all about something so simple and true

¿Se está quedando Apple obsoleta?

23/02/2010

No se sabe muy bien si es por el esfuerzo en ese producto que nadie quiere, el iPad. Pero lo cierto es que al día de hoy, todos los productos de Apple tienen un cierto tufo a obsolescencia.
No hay más que navegar un poco por la tienda online del Apple Store, para ver una colección de monstruos que más parecen sacados del Pleistoceno.

El MacPro lleva un año sin actualizarse (gran horroren el mundo de la informática). Los MacBook Pro, más de 7 meses, cuando cualquier fabricante no mantiene un portátil en el mercado por más de ese tiempo. Los iPod en sus diversas formas, llevan sin apenas cambios desde Septiembre, y ya entonces decepcionaron por sus pocas novedades.

Es una auténtica pena que, ahora que se había conseguido que finalmente la genta se pasara al Mac, Apple se duerma en los laureles y no sea capaz de consolidar las ventas.

¿Negros presagios para el futuro en Cupertino?

¿Son los eBooks el futuro?

22/02/2010

Me he resistido un poco a hablar de los eBooks, por aquello de no darle más vueltas al tema del decepcionante iPad. Pero ya va siendo hora de volver un poco al tema.

Cuando hace 6 siglos Gutenberg inventó la imprenta en la ciudad de Mainz (Maguncia), el manuscrito quedó condenado para siempre. El libro impreso proponía toda una serie de ventajas que simplemente estaban muy por encima de otros medios. Se podía reproducir en inmensas cantidades, apenas requería trabajo manual, y los abultado costes de reproducción y distribución quedaba casi suprimidos o reducidos a su mínima expresión. Todo ello en un formato si cabe más conveniente que el anterior

¿Pueden los eBook crear una revolución como esa? En principio lo dudo, pero aquí hay que analizar un poco las nuevas revoluciones en las que interviene la electrónica. A diferencia de la imprenta, que fue un auténtico punto y aparte, los eBook dependen del desarrollo del hardware, los dispositivos. Estos incrementan la potencia y las capacidades casi cada mes, las pantallas se hacen más claras y brillantes, la memoria aumenta.

Quizás este sea el caso del iPad. En su primera versión es un dispositivo muy limitado. Pero también el primer iPod lo fue. Con los sucesivos desarrollos es posible que mejore.

En los eBook ya se habla de una segunda y de hasta una tercera generación que incluirá el color. Así, poco a poco en un período que al final no es muy largo, en términos históricos, es posible que estos dispositivos y sus libros virtuales sí acaben revolucionando el mundo impreso. Entonces se abrirá una facilidad para los usuarios que al día de hoy los libros de papel carecen, en particular, la capacidad de llevar uno consigo mismo a todas partes toda su biblioteca. Tener el conocimiento en la punta de los dedos en cualquier instante. Poder entretenerse con las últimas novelas en cualquier momento y lugar, quizás incluso debajo de la lluvia, en la piscina sin miedo de que los estropee el agua, y con baterías que no necesitarán recargarse más que una vez al mes.

En definitiva, potencial para una revolución lo hay. Ahora hay que hacerla realidad. Lo que no es poco.

Foto que demuestra el Global Warming en Luxemburgo :-)

21/02/2010

No te pierdas la última foto de Street Works en www.fotoscar.net

16/02/2010

Cañas y Tapas

14/02/2010

Cañas y Tapas es el nombre de una franquicia que se ha convertido en bastante popular en los últimos años. Como su nombre indica, son unos restaurantes que sirven comida sencilla y tradicional. Muy a mi gusto al tratarse de una cocina sin complicaciones ni elementos sofisticados que lleven a ninguna parte (culinaria)

McCoy no podía estar más equivocado

07/02/2010

Debo decir que sigo con asiduidad la columna de S. McCoy en el Confidencial.com, en concreto en la página e economía y negocios llamada Cotizalia. McCoy es el seudónimo que usa Alberto Artero para dicha columna. Y Alberto se ha destacado en los últimos años como un fino analista económico y financiero, pero sobre todo como un dinámico blogger y habitual de Twitter.

Cuando uno bloggea y pone post en Twitter, la inmediatez del medio hace que muchas ideas no sean muy recapacitadas, o que simplemente se basen en un primer pensamiento sobre lo que acaba de leerse u ocurrir, así que no es extraño que el mismo autor (yo mismo, como blogger me aplico el ejemplo) exprese ideas contrapuestas, o que se cambie de posición e idea en casi minutos. Eso añadido a que los lectores de estas herramientas suelen ser bloggers ellos mismos o, al menos, personas con sus propias e intensas opiniones e ideas. Lo que lleva a que incluso los más fanáticos seguidores suelan discrepar muy a menudo de cualquier opinión, o simplemente rechazar algunas de las teorías que uno da por buenas.
Pues bien, a mi me pasa mucho con S. McCoy, que aunque me gusta seguirle y, en general, estoy de acuerdo con muchos de sus planteamientos, me siento radicalmente contrario en otros. Y eso es lo que acaba de ocurrir con una de las teorías en las que más insiste Alberto: un una charla coloquio con sus lectores lo definió muy bien, Alberto Artero es de la opinión de que la crisis la hemos causado entre todos, que todos tenemos nuestra parte de responsabilidad por activa o por pasiva en ella.
Es esa dañina y perniciosa noción de la “culpabilidad” que tanto daño ha hecho a naciones enteras. No es más que un truco para extender la responsabilidad y hacer cómplices a aquellos que poco o nada tuvieron que ver con los hechos.
Me niego a aceptar dicha teoría, y creo que se debe publicar alto y claro no sólo que no es cierta , sino que es una teoría peligrosa, que niega el reconocimiento de aquellos que se negaron a participar en ciertas modas o tendencias, y que priva a generaciones enteras de una explicación clara y directa de los hechos, permitiendo que se vuelvan a repetir y arrebatando la justicia y el aprendizaje de los mismos.
¿Qué por qué soy tan radical en negarme a tal estafa? Permitidme un ejemplo en uno de mis temas favoritos, y es que habiendo vivido por más de 7 años en Alemania, y teniendo ahora mi residencia a escasos kilómetros de la zona llamada de las Tres Fronteras (Alemania, Francia y Luxemburgo), una de las zonas más castigadas durante la Segunda Guerra Mundial, no podía elegir mejor ejemplo que precisamente esa guerra, que ha sido quizás la mayor epopeya de la humanidad en los últimos siglos.
Y con la Guerra, el ascenso del Nazismo, y después de la Guerra, el destrozo, el hundimiento de un país, y su reconstrucción desde las cenizas.
Pues bien, durante años, durante generaciones, casi, casi, hasta hace apenas unos años, la teoría primaria del por qué de la Guerra, lo que los estudiantes han aprendido en las escuelas, el sentir general, fue esa gran estafa de la culpabilidad, promovida por personas de dudoso comportamiento y que, ellos sí, tenían una responsabilidad culpable que intentaron diseminar a todos los demás. Así, casi tres generaciones de Alemanes han leído, han aprendido y aún creen que todo el pueblo, que todos los Alemanes son culpables del nazismo. E incluso fuera de Alemania, sigue arraigado el concepto de que todos los alemanes participaron y de que fue la locura colectiva de un pueblo.
Sólo ya en este siglo XXI alguien se atrevió a alzar la voz: Joachim Fest, hoy una persona muy popular gracias a la adaptación al cine de uno de sus libros, la absolutamente magistral película “El hundimiento” (Der Untergang)
Mantuvo Fest en una clara disputa con algún partidario de la teoría de la culpabilidad, que no, que por mucho que mentes interesadas intenten desviar la responsabilidad y “socializarla”, lo cierto es que incluso en los más negros días de la Alemania Nazi, cuando Hitler era vitoreado como el gran salvador de la patria, hubo personas que no participaron del engaño. Incluso en esos días, existió una oposición, hubo gentes honradas que desde su pequeña o grande atalaya de influencia se negaron a participar del nazismo. Fest da el ejemplo de su propio padre, que rechazó el Nazismo, inculcando a sus hijos aquellos principios en los que creía frente a un mundo que caminaba en la dirección opuesta: Y cuenta también como, aquellos que se opusieron se vieron no ya condenados al ostracismo, sino incluso a la pobreza y el rechazo social.
Por mucho que McCoy lo intente obviar, hay cientos, miles de personas que no han participado de la locura inmobiliaria española, que se han negado a ser parte de los créditos baratos a múltiples años, de un gastar con capital ajeno. Por mucho que se intente ignorar, hay cientos de artículos, cientos de críticos que avisaron que la crisis venía, que debíamos estar preparados, que se fueron preparando ellos y preparando a sus familias. Que no se escuchara a los opositores, o que incluso se les insultara, o que no tuviéran la voz suficientemente alta para cambiar las cosas, no quiere decir que sean responsables del desastre cometido por otros.
Pretender ahora, que todos somos responsables de la locura crediticia, de la laxitud a la hora de hacer reformas, o del drama del crédito fácil, no sólo es mentira, sino que es además una ofensa para los que han sufrido en silencio el olvido, la incomprensión o, que han sido tachados incluso de antipatriotas.
Pretender abonar todos a las culpas, no ayuda, pero es además falso y contraproducente, condenando a indefensos y dispersando responsabilidades que, en muchos casos tienen nombres y apellidos reales.

Así que dejémoslo claro: culpables, ellos.

Y una divertida noticia en… – Libertad Digital

18/01/2010

Un café a precio ZP: 80 céntimos – Libertad Digital.

Para que os paséis unas risas.

Las aerolíneas “pinchan”

07/01/2010

Las aerolíneas han perdido en España más de 23 millones de viajeros en sólo dos años – Economia_Empresas – Economia – ABC.es.

O al menos, eso es lo que nos dice el ABC hoy. Con todos los sectores productivos en recesión, si encima la gente no viaja, la cosa se pone bastante fea.

Claro que, que también se puede decir aquello de que de esos charcos, nos vienen ahora estos lodos… y es que la aerolíneas han jugado a especular con los precios de los billetes, a cargar barbaridades por vuelos (el viejo truco de indicar un precio bajo y luego cargarte las tasas de aeropuertos, impuestos ya hasta una comisión por pagar con tarjeta… es un truco que ya no cuela) Y a todo hay que añadirle la pérdida de servicio. ¿Alguien se acuerda cuando Iberia te daba una comida decente gratuitamente? ¿Y qué hay de la broma esa de querer cobrar por las maletas? ¿Es que alguien se puede permitir el lujo de viajar a cientos o miles de kilómetros sin maletas?

Y por si todo eso fuera poco, ahora nos vienen más desagradables medidas de seguridad. En fin, que el futuro de la aviación se presenta cuando menos un poco negro.